En el día a día las manos hacen muchas cosas por nosotros, son la herramienta imprescindible que utilizamos para tocar, agarrar, sentir, reconocer, sujetar, manipular, acariciar… Tal es su complejidad que pueden realizar actividades sumamente delicadas y precisas como escribir, pintar o enhebrar una aguja, pero también nos permiten realizar labores pesadas y que requieren aplicar más fuerza que destreza. Usamos además las manos para sentir si algo está frío o caliente, áspero o suave; y para toda esa variedad de funciones, nuestras manos tienen la versatilidad y capacidad de adaptación, convirtiéndose en una parte vital del qué vivimos, cómo lo vivimos y cómo nos expresamos. 

Debido a la riqueza y complejidad de la mano, podemos dividir topográficamente a ésta en tres partes según su funcionalidad:

El Pulgar (1er dedo) representa por sí solo la casi totalidad de las funciones de la mano gracias a su facultad de oposición en relación a los otros lados. Hablar de la mano y sus funciones indiscutiblemente pasa por mencionar el importante papel que tiene el primer dedo de la mano. El pulgar de la mano humana, a diferencia de los primates en general, es completamente oponible a los otros cuatro dedos, permitiendo tocar los demás dedos desde su punta hasta su base e incluso la parte superior de la palma de la mano. Esta cualidad le da a la mano de los primates una ventaja evolutiva muy notable ya que mediante esta función anatómica, el pulgar puede manipular objetos grandes apoyándose con la palma de la mano y objetos medianos o pequeños apoyándose con uno o más dedos de los otros dedos. 

El Índice y el Medio (2º y 3º) que constituye junto con el pulgar la presa de precisión, las pinzas del pulgar con los dedos, digitales o tridigitales.

El Anular y el Meñique (4º y 5º) que con el resto de la mano, son indispensables para las presas palmares, ya que bloquea las presas de los mangos de las herramientas por el lado cubital asegurando de esta forma la firmeza del puño.

La mano se trata de un órgano increíblemente multifuncional desempeñando variedad de funciones:  Sensoriales, de orientación, de protección, ejecutivas… Se encuentra ubicado en el extremo del brazo a modo de dispositivo terminal que finaliza y aporta destreza a una cadena cinética.

El hombro, el brazo superior, el codo, el antebrazo y la muñeca forman parte de un sistema erector biológico que están diseñados para dirigir y orientar la mano, no solo colocándola en la posición correcta, sino también estabilizándola, permitiendo disociar movimiento en diferentes segmentos del brazo o permitiendo únicamente mover los dedos.

La mano es el último eslabón de la cadena de palancas mecánicas que comienzan en el hombro, sigue en el codo y muñeca, y finaliza en los dedos. Todos ellos operando en diferentes planos, permitiendo mover cada segmento en un amplio rango en el espacio sin que el resto se vean comprometidos o pierdan estabilidad. 

                            

A nivel sensorial la importancia de la mano es tal que el cerebro dedica mucho espacio de representación para las manos. La mano junto al cerebro constituyen una pareja funcional indisociable donde cada término reacciona estrechamente sobre el otro.

Percibir estímulos sensitivos en los dedos no sólo nos brinda información sobre el medio, sino que nos aporta información respecto a nuestro propio cuerpo, posición o esquema corporal. La percepción sensorial es de vital importancia para comunicarnos y percibir cambios o alteraciones en el medio, pero también juega un papel muy importante a la hora de realizar alcances, agarres y entrar en concreto con los objetos.

Si dejásemos de percibir información sobre el tamaño, peso, consistencia o posición de los objetos nos resultaría tremendamente difícil manipularlos, no pudiendo ajustar la fuerza necesaria para asirlos, no reclutando la suficiente fuerza de contracción muscular para transportarlos, y no realizando una pinza o presa de los objetos segura. 

La complejidad de la mano radica en el nivel de interconexión que existe entre multitud de órganos y sistemas que han de trabajar coordinados para lograr un correcto desempeño. En Neuroal contamos con profesionales especializados en el tratamiento de la mano, con amplia experiencia y conocimiento en sus requerimientos, características especiales y en los posibles problemas derivados del daño cerebral adquirido. Por eso recuerda, ante cualquier dificultad, busca a un profesional especializado, llámanos. 

 

 

Comparte esta noticia en tus redes sociales ¡Gracias!