La cintura escapular (CE) es el complejo de mayor movilidad del organismo, permite el movimiento del brazo en todos los planos  y orienta la mano en todos los ejes del espacio.

Cuando se combinan los movimientos de la cintura escapular y de la articulación del hombro, el miembro superior (MS) muestra la mayor movilidad, esencial para que las manos puedan acceder a todas las áreas de nuestro esquema corporal y al entorno.

La CE representa un compromiso entre estabilidad y movilidad. Para la eficiencia del movimiento del MS debe existir una buena correspondencia entre el campo visual y el rango de movimientos del MS y mano; por ello, la escápula no se mantiene fija en la parte posterior del tórax, sino que se desplaza en dirección anterior (cierta protracción=abdución+elevación+relativo campaneo externo), con objeto de facilitar el trabajo de las manos en la línea media y dentro del campo visual donde se desarrollan la mayoría de las actividades de la vida diaria.

Las funciones principales de la escápula son proporcionar estabilidad al húmero y permitir el movimiento del brazo y de la mano en los tres planos del espacio.

Tras un daño cerebral adquirido, la musculatura que estabiliza la escápula menudo se ve debilitada afectando a la movilidad del brazo y comprometiendo la función de la mano en las Actividades de la vida diaria. Por este motivo, será necesario un trabajo específico de esta musculatura ya que necesitaremos una escápula estable para que el brazo pueda moverse con libertad y la mano pueda realizar movimientos selectivos.

Un trabajo de estabilizadores de la escápula que mejoren el ritmo escápulo-humeral  influye directamente en la función de la mano y por lo tanto en el desempeño de las AVD.

En Neuroal, trabajamos cada día sobre estos aspectos para conseguir la máxima funcionalidad en nuestros pacientes.

 

 

 

 

 

Comparte esta noticia en tus redes sociales ¡Gracias!