El objetivo de un tratamiento orientado desde el Concepto Bobath es una optimización de todas las funciones del paciente a través de la mejora del control postural y de los movimientos selectivos. 

La punciones seca se utiliza como herramienta terapéutica al tratamiento de pacientes con patologías neurológicas del sistema nervioso central (SNC) y Lesiones Medulares (LM), intentando generar cambios relevantes en la regulación del tono muscular, para facilitar el control motor de las distintas extremidades y facilitar la funcionalidad del paciente.

Por este motivo, se ha empezado a estudiar la aplicación de la técnica de punción seca en pacientes neurológicos con hipertonía, espasticidad y otros trastornos. Los estudios más recientes, apuntan que la utilización de punción seca puede inducir a cambios a nivel cerebral.

Ahora bien, ¿En qué consiste esta herramienta terapéutica?

La punción seca es una técnica empleada en fisioterapia para el tratamiento de los puntos gatillos miofasciales (PGM). Un punto gatillo es un foco hiperirritable dentro de una banda tensa de un músculo esquelético que genera dolor a la compresión, distensión, sobrecarga o contracción del tejido que generalmente responde con dolor referido.

Cuando hay un punto gatillo activo, los componentes que participan en la contracción muscular, se bloquean, quedan contraídos de modo permanente. Este bloqueo se produce por alguna lesión o tensión muscular, impidiendo al músculo realizar su función adecuadamente y produciendo dolor, como hemos referido anteriormente.

En esta técnica se emplea una aguja similar a la utilizada en acupuntura, la cual se introduce en la piel hasta llegar a la profundidad necesaria donde se encuentra el punto gatillo. Se llama punción seca porque no se introduce ninguna sustancia.

Se basa en el efecto mecánico de la aguja y los derivados de la misma. Tras la lesión causada por la aguja, se crea un proceso de reparación, restableciéndose la función interna del músculo y recuperando así su función.

La pauta de aplicación recomendada es de un máximo de una sesión a la semana, pudiéndose realizar más sesiones semanales siempre y cuando no se pinchen los mismos músculos o las mismas zonas de esos músculos. 

Los posibles efectos secundarios frente a los posibles beneficios, son pocos, transformándose así en una herramienta recomendable. 

En NEUROAL nuestros fisioterapeutas, que integran esta herramienta como parte de su tratamiento, analizan cada caso de forma individualizada realizando un correcto razonamiento clínico, siempre teniendo en cuenta mejorar la capacidad y calidad de los movimientos y el control motor para conseguir mayor funcionalidad  e independencia de nuestros pacientes en las AVD.

Os dejamos un link para que vais en que consiste esta herramienta y que resultados inmediatos se pueden observar:  https://www.youtube.com/watch?v=ZWA9L_LHvJM

Comparte esta noticia en tus redes sociales ¡Gracias!