Especialista en peritaje y elaboración de informes periciales psiquiátricos

SERVICIO DE PSIQUIATRÍA

La Psiquiatría es una especialidad de la Medicina que se ocupa de los tras­tornos psiquiátricos. Inciden en su génesis variable tanto biológicas, como psicológicas y socio-culturales.

Una de cada cuatro personas tiene problemas de salud mental a lo largo de su vida. En España, se estima que el 9% de la población general tiene en la actualidad un problema de salud mental. Este porcentaje se prevé que aumente en los próximos años. La ansiedad, la depresión, la anorexia o la esquizofrenia son comunes y están muy cercanas. Es perfectamente posible recuperarse de cualquiera de estas patologías. Para ello es esencial contar con profesionales cuyo abordaje se centre en el vínculo, la confianza y las mejores técnicas que ofrece la ciencia.

Los psiquiatras nos ocupamos, entre otras, de:

  • Las alteraciones psicóticas: son cuadros donde la interpretación de la realidad circundante es distorsionada y genera gran angustia (esquizofrenia, por ejemplo)
  • Trastornos afectivos: El más conocido es el trastorno bipolar donde las fluctuaciones del estado del ánimo tienen gran repercusión en la vida del paciente.
  • Alteraciones de conducta: en ocasiones un traumatismo craneoencefálico puede dejar como secuelas alteraciones de la conducta en forma de irritabilidad o falta de control de impulsos.
  • Trastornos de ansiedad y depresión: las circunstancias de la vida y nuestra forma de gestionarlas, en ocasiones, pueden precipitar la aparición síntomas vinculados con la ansiedad y la depresión.
  • Trastornos del sueño. 

En numerosas ocasiones algunas enfermedades neurológicas como el daño cerebral adquirido o tras un traumatismo craneoencefálico se combinan las alteraciones cognitivas con las conductuales, por eso, es imprescindible contar con la figura del médico psiquiatra dentro del equipo de neurorrehabilitación.

El papel principal del psiquiatra será el de valorar los cambios a nivel emocional y en el comportamiento que haya podido surgir como consecuencia de su afectación neurológica, entrevistar a la familia para recabar el máximo posible de datos en cuanto a su actitud anterior y actual y asesorarla sobre la forma en la que se debe actuar en las diferentes situaciones, además de pautar y evaluar el tratamiento psicofarmacológico en los casos que sea necesario. Por otra parte, también es de máxima importancia la coordinación con el equipo neurorrehabilitador para consensuar objetivos y directrices comunes.

Las alteraciones en las que el médico psiquiatra puede intervenir son:

  • Labilidad emocional
  • Depresión
  • Deshinibición
  • Impulsividad
  • Irritabilidad o Agresividad
  • Apatía
  • Puerilidad o Inmadurez
  • Insomnio