Tras un daño cerebral adquirido (DCA) sea cual sea su etiología, la intervención precoz es indispensable llegando a ser un factor que marca la diferencia entre un pronóstico u otro. Abordar precozmente aspectos como el posicionamiento, movilizaciones, métodos de sedestación y adaptación de productos de apoyo, aportará sensaciones controladas al sistema nervioso central y aumentará la capacidad de recuperación del mismo. Debido a que el DCA no solo afecta a la persona sino también a los familiares directos y al entorno, es imprescindible mantenerlos informados y entrenarlos en el control, manejo e identificación de posibles complicaciones, minimizando así el impacto que genera estar postrado sin actividad en una cama e introduciendo gradualmente un compromiso y participación en ocupaciones.

En el equipo de NEUROAL puedes encontrar un apoyo especializado que os acompañe a lo largo de este proceso. Contando con un equipo puntero que os proporcione asesoramiento, entrenamiento y ayuda en el establecimiento de objetivos de tratamiento, siempre buscando recuperar la participación en actividades básicas de la vida diaria y la prevención de complicaciones.

Dentro de todo este proceso, nuestras Terapeutas Ocupacionales se encargarán de facilitar pautas a familiares sobre el correcto posicionamiento, tanto en la cama como en sedestación, previniendo así posibles complicaciones como pueden ser las úlceras por presión u hombros dolorosos, mantiniendo una buena alineación y contribuyendo a reducir posibles deformidades músculo-esqueléticas y alteraciones del tono postural.

De cara al manejo del pacientes, los terapeutas ocupacionales entrenarán a los familiares en la correcta realización de las movilizaciones y transferencias con seguridad y sin perjuicios tanto para el paciente como para el cuidador (evitando tirones, posibles molestias en espalda…). Tan pronto sea posible, estos profesionales velarán por la temprana reincorporación del paciente a su rutina habitual de autocuidado, alimentación y vestido. Siempre y cuando sea necesario, se aconsejará a los familiares el uso de productos de apoyo y la elección del correcto según las necesidades del paciente y siempre adaptándolo al mismo.

Los terapeutas ocupacionales no solo intervenimos adaptando y modificando las actividades directamente relacionadas con la persona en momentos de patología aguda, sino que también abordamos aspectos del entorno, contexto y domicilio de la persona. Valorando el domicilio y pudiendo asesorar concretamente en adaptaciones o modificaciones dentro del hogar, colocación de asideros, facilitadores o haciendo accesible el hogar, siempre velando porque la llegada al mismo de la persona sea un acontecimiento esperado y facilitador de avances y mejoras en el pacientes y su estado anímico, no generando estrés y dificultades en el ambiente familiar.

Por último, cabe destacar, la importancia del trabajo de nuestras terapeutas ocupacionales en estados alterados de conciencia, donde la intervención se centrará en promover la comunicación, la interacción y el desarrollo en aquellos paciente gravemente afectados a través de estimulación somática, vibratoria y vestibular, las tres áreas básicas de la estimulación basal.

¡Estad atentos!, próximamente seguiremos informando sobre cómo os podemos ayudar desde el resto de áreas. Ya quedan pocas por desvelar.

 

 

 

Comparte esta noticia en tus redes sociales ¡Gracias!