TRATAMIENTO DE TERAPIA OCUPACIONAL BASADO EN EL CONCEPTO BOBATH

Las personas con daño cerebral adquirido (DCA) presentan problemas complejos y multidimensionales que afectan a todas y cada una de las esferas de su vida influyendo en la capacidad para desempeñar las actividades de la vida cotidiana.

El tratamiento de Terapia Ocupacional en DCA va encaminado a alcanzar el máximo nivel de independencia en la realización de las actividades de la vida diaria (AVD) para así mejorar su calidad de vida y conseguir el mayor grado de funcionalidad.

EL Terapeuta Ocupacional analizará e intervendrá sobre todos los déficits motrices, sensitivos, perceptivo, cognitivos y conductuales que dificultan el desarrollo de las AVD teniendo en cuenta las características individuales de cada persona y utilizando como herramienta de trabajo la actividad propositiva y el entorno para así adquirir las destrezas y las actitudes necesarias y conseguir el máximo de autonomía e integración.

Se utilizarán técnicas, conceptos y métodos específicos de neurorrehabilitación, siempre intentando conseguir el mayor grado de funcionalidad, teniendo en cuenta la calidad de ejecución de movimiento durante la realización de las actividades y los principios del control motor.

Uno de los enfoques principales, teniendo en cuenta estos principios de tratamiento, será la línea basada en el concepto Bobath que será combinada junto con otras técnicas (Método Perfetti, Estimulación Basal, Terapia en espejo, Integración sensorial, INN…).

Intervención sobre los componentes sensitivos

La sensibilidad es la facultad del ser vivo de percibir los estímulos externos e internos a través de los sentidos.
Cuando sufrimos un daño cerebral, esta facultad puede verse alterada apareciendo dificultades como falta de conciencia sobre la localización de las extremidades superiores e inferiores en el espacio, la imposibilidad para discriminar si un objeto está caliente o frío, dificultades para discriminar si le están tocando o no, así como en la parte del cuerpo que se le está tocando… Pueden percibir sensaciones de hormigueo, quemazón, pinchazos, debilidad o un tacto desagradable que se corresponden con diferentes situaciones cínicas (parestesias, disestesias e hiper/hipoestesias), afectando todo esto a la forma de percibir el entorno que nos rodea y limitando la realización de las AVD.

Existen diferentes tipos de sensibilidad que valorar y dónde intervenir:

Se origina en los receptores de la piel y las mucosas e incluye las sensaciones táctil, dolorosa y térmica.

Se inicia en los receptores localizados en ligamentos, tendones, músculos y huesos. En este tipo de sensibilidad se incluye el sentido de posición, movimiento y vibración.

Se origina en los receptores localizados en nuestras vísceras abdominales y torácicas y nos informan del dolor en dichas zonas.

Intervención sobre los componentes motores

Se hará un análisis completo de la conducta motora que influye en el desarrollo de las AVD, teniendo en cuenta todos los componentes de la misma. El paciente con daño cerebral puede experimentar diferentes alteraciones motoras clínicas que van desde una completa inmovilización de sus extremidades (hemiplejia, hemiparesia…) hasta déficits leves de coordinación manual que le impiden alcanzar la independencia funcional.

Se tendrá en cuenta los principios de control motor, dando mucha importancia al control postural y a la creación de patrones de movimiento adecuados.

Intervención sobre los componentes perceptivos

Las alteraciones perceptivas tienen una gran repercusión en la realización de las AVD y en ocasiones pueden pasar desapercibidas. Por ello, desde el departamento de Terapia Ocupacional se hará un análisis de las mismas viendo cómo influyen a nivel funcional. El ámbito de la percepción incluye todos los sentidos, tomando un papel muy importante el sentido de la visión.
Se analizará:
– La percepción visual básica (percepción del color, estereopsia o profundidad, figura-fondo…).
– Habilidades visoespaciales (alteraciones del esquema corporal, alteraciones visuoconstructivas)

Intervención sobre los componentes cognitivos conductuales

Se trabajan aquellos componentes cognitivos afectados que repercuten a nivel funcional en la ejecución de las AVD (atención, memoria, planificación, cálculo…) en coordinación con el departamento de Neuropsicología.

Intervención sobre las actividades de la vida diaria

Las actividades de la vida diaria son las tareas ocupacionales que cada persona lleva a cabo diariamente en función de su rol biológico, emocional, cognitivo, social y laboral. Tienen un valor y significado concreto para una persona y, además, un propósito.

Actividades Básicas

Son actividades orientadas hacia el cuidado del propio cuerpo: baño/ducha, cuidado de la vejiga y de los intestinos, vestido, alimentación, movilidad funcional, higiene personal y aseo, uso del W.C…

   

Actividades Instrumentales

Son actividades más complejas que las actividades básicas de la vida diaria y su realización requieren de un mayor nivel de autonomía personal. Se asocian a tareas que implican la capacidad de tomar decisiones y resolución de problemas de la vida cotidiana.
Incluyen actividades del manejo del hogar, preparación de la comida, compras, manejo de los asuntos económicos, movilidad por la comunidad, gestión y mantenimiento de la salud, cuidado de otros, cuidado de mascotas…

Actividades Avanzadas de la Vida Cotidiana

Están relacionadas con los valores, intereses, roles, capacidades, habilidades y destrezas intrínsecas de las personas, además del contexto que las envuelve y requieren de un buen funcionamiento de las capacidades cognitivas más complejas. Engloba las actividades de trabajo, educación, ocio y tiempo libre, participación social…

Asesoramiento en sillas de ruedas y productos de apoyo

Los productos de apoyo son cualquier producto (incluyendo dispositivos, equipos, instrumentos, tecnologías) fabricado especialmente o disponible en el mercado para prevenir, compensar, controlar, mitigar o neutralizar deficiencias, limitaciones en la actividad y restricciones en la actividad.
Desde el departamento de Terapia Ocupacional se asesorará y valorará la necesidad de producto de apoyo haciendo un entrenamiento en su uso, en el caso de que sea necesario.

Intervención domiciliaria

En ocasiones es necesario valorar cómo se desarrollan las AVD en el propio entorno del paciente y analizar las dificultades que puedan aparecer durante las mismas, así como las posibles barreras arquitectónicas que estén dificultando su realización. Por ese motivo en Neuroal, además de las intervenciones en la clínica, nuestra Terapeuta Ocupacional se desplaza al domicilio del paciente cuando se precisa para trabajar en su contexto real. Una vez analizadas las dificultades, se establece un plan de tratamiento en el propio entorno para así lograr una generalización en contextos reales.